Nosotros
Casa

Nosotros

Fundada con el propósito de formar líderes emprendedores con visión global.

La Universidad Americana (UAM)  fue fundada en 1992, por un grupo de catedráticos universitarios de vasta experiencia en el campo docente, investigativo y administrativo, con el propósito de contribuir al desarrollo de la Educación Superior en Nicaragua.  El Consejo Nacional de Universidades (CNU) aprobó oficialmente a UAM el 26 de noviembre de 1992, aprobación que confirió el debido reconocimiento nacional e Internacional. Al día de hoy la UAM ofrece 21 carreras en pregrado y un amplio portafolio en programas de educación continua.

Nuestros estudiantes se forman orientados al desarrollo de competencias para un desempeño exitoso en los ámbitos personal y profesional. Desarrollamos un proceso educativo que promueva el pensamiento crítico y creativo, el aprender haciendo, vinculando tempranamente al estudiante con la realidad del campo laboral mediante simulaciones, estudios de casos, realización de proyectos con clientes reales, giras académicas, entre otras cosas. Los estudiantes de todas las carreras realizan prácticas profesionales, que al finalizar permiten, mediante la evaluación de su desempeño, valorar el grado de competencias adquiridas durante su carrera.

Los graduados de la UAM forman parte de una red de más de 5000 profesionales de diversas partes del mundo, y todos ellos comparten mucho más que un título universitario.

Comparten la experiencia de una universidad plural, independiente, de carácter profundamente emprendedor e innovador con altos niveles de excelencia académica, valioso network corporativo y visión socialmente responsable.

Misión

La Misión de la UAM nos compromete a una constante búsqueda de mejora de la oferta académica, nos enfocamos en cubrir las demandas de los estudiantes y del campo laboral, así como las tendencias globales, para identificar los campos emergentes que permitan aportar al desarrollo del país y la región.

Visión

“Consolidarse como institución académica de clase internacional comprometida con el desarrollo humano equitativo y sostenible, con la eficiencia y competitividad de una organización privada de alto rendimiento”.

“Formar líderes con visión global, emprendedores, con sólidos conocimientos científicos y principios humanísticos, capaces de aprender permanentemente para hacer frente a los desafíos de la sociedad contemporánea”.

Nuestros valores: Son convicciones que definen nuestra conducta. Luchamos por hacerlos realidad en nuestro trabajo cotidiano y construir una cultura organizacional basada en estos valores.

  • Integridad ética y profesional. Implica el compromiso de ser coherente y actuar en correspondencia con lo que enseñamos y predicamos.
  • Excelencia. Lograr un desempeño que vaya habitualmente más allá del cumplimiento rutinario del deber.
  • Autonomía. Independencia con respecto al Estado y a grupos de interés de cualquier tipo, sean estos religiosos, políticos o económicos.
  • Libertad y desarrollo del pensamiento crítico. Promovemos el debate constructivo, creativo y crítico de las ideas, así como la tolerancia de los que discrepan.
  • Respeto a los derechos de las personas.  Construimos una comunidad donde estudiantes, docentes, y personal administrativo puedan ser valorados y respetados sin diferencias basadas en creencias políticas, sociales, étnicas, de género, de cultura o religión.
  • Responsabilidad social y ambiental.  La UAM practica y fomenta en sus estudiantes la responsabilidad social y ambiental.

La formación de líderes emprendedores con visión global, que se declara como el elemento principal de la Misión de la UAM, depende de las experiencias educativas que la Universidad pueda proporcionar a los estudiantes, que son su razón de ser.  Para ello, todo el quehacer institucional se orienta en el aprendizaje.

Nuestro aprendizaje se basa en:

Ambiente

Tecnología

Actividades

  • Un ambiente motivador, comunicador de valores y ejemplo de eficiencia en todos los servicios académicos y administrativos.
  • Programas académicos flexibles, que respondan a los intereses de los estudiantes y a las necesidades del entorno social y laboral.
  • El uso de las nuevas metodologías y recursos como la tecnología para facilitar el aprendizaje.
  • Actividades formativas que trasciendan el aula de clases y promuevan la formación integral, incluyendo prácticas en escenarios profesionales reales, servicios de consejería y apoyo académico, oportunidades para participar en actividades culturales, deportivas, sociales, entre otras cosas.

Proyecto Educativo

El proceso educativo en la UAM tiene las siguientes características:

  • Está centrado en el estudiante y su aprendizaje, promoviendo los cuatro pilares de la educación “aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a ser y aprender a convivir”.
  • Está orientado a desarrollar en el estudiante competencias que lo preparen para un desempeño exitoso a nivel profesional y personal.
  • Responde a un enfoque pedagógico que, reconociendo que enseñanza y aprendizaje son componentes de un mismo proceso, pone su énfasis en el aprendizaje y en la construcción individual del conocimiento.
  • Tiene como ejes o temas transversales: la ética, la perspectiva global, la responsabilidad social, el emprendedurismo y el dominio tecnológico.

El estudiante asume el papel protagónico del proceso, participando de forma activa y responsable en la construcción de sus conocimientos.

Estas ideas inciden en la forma en que los elementos intervinientes en el proceso educativo se relacionan entre sí, de modo que: el plan de estudio es diseñado con base a las necesidades de aprendizaje de los futuros profesionales, con el fin de prepararlos para contribuir al desarrollo de la profesión y del entorno.

El docente se convierte en un creador de ambientes y experiencias de aprendizaje que contribuye a la motivación de los estudiantes utilizando las estrategias, recursos y escenarios necesarios para facilitar el aprendizaje y el desarrollo de las competencias definidas en el perfil profesional.

Todo esto en el marco de una gestión eficaz y transparente de los procesos académicos mediante la articulación de las necesidades académicas con la estructura organizativa a fin de resolver ágil y oportunamente los problemas que los ritmos académicos imponen.